Una vez estuve en el Hotel Overlook - Microcuentos

12:29



Esta vez me emocioné con el reto semanal de #NecroRetazos en Twitter
La única condición a seguir era empezar el cuento con la frase "Una vez estuve en el Hotel Overlook".
Leí los microcuentos participantes y me sentí tan cómodo como en el mismo Hotel Overlook, por eso decidí hacer este post de Blog recopilando los microcuentos de los participantes que cumplieron las reglas.

Gracias a todos y felicidades.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Una vez estuve en el Hotel Overlook y fue la experiencia más horrorosa que tuve.
Dormía en la habitación 217 cuando de pronto me despertó un susurro. "Debes matar a la familia del cuarto de al lado", me dijo. Salté de la cama sin ver a nadie. Fui a lavarme la cara y del espejo brotaba sangre. Me di la vuelta y vi al niño.

-Debes hacer lo que te ordené o serás tú quien amanezca muerta.

Horribles voces me acosaron: "Mátalos", repetían y una fuerza extraña me empujó hacia la puerta. Salí corriendo del lugar para no volver jamás.

@AnnaSerena28


-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Una vez estuve en el Hotel Overloock.

Recuerdo que les obsequié uno de mis mejores crímenes que lo hicieron famoso

Una obra de arte. No escatimé en sangre, pero ellos ni siquiera tuvieron el detalle de hacerme un descuento

No lo recomiendo 
No vuelvo más. 

@eduardoylalata


-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Una vez estuve en el Hotel OverlooK, alojándome en la habitación 325. Allí había una niña a la que le encantaba correr tocando las puertas, de unos 5 o 6 años.
Siempre la buscaba en el desayuno, pero no la encontraba. Y siempre regresaba a aquel hotel con fantasma.

@CajonRelatos


-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Una vez estuve en el Hotel Overlook cuando era pequeño y allí mi vida cambió para siempre. Al otro lado del pasillo se escondía sin que lo supiéramos nuestra peor pesadilla. Allí en la habitación 234 habitaba el espíritu de una viuda que había perdido a su marido e hijos en un terrible incendio que sucedió allí mismo hacia 50 años. Por la noche escuchábamos susurros y pasos cercanos. Al día siguiente mis padres aparecieron muertos, comos si alguien les hubiera estrangulado. Lo que sucedió después... ya no lo recuerdo.

@ElenaSilesB


-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Una vez estuve en el Hotel OverlooK y desde aquella vez nunca fui el mismo. Siempre, a las 3:17 am, algo o alguien me perseguía. Y no, no era un sueño. La mañana del sábado, una sombra negra me empujó a la piscina, me llevó al fondo y me ató con cadenas al fondo. El agua cristalina se tornó roja. Pero ese no sería el fin. 
La tarde del domingo, en un laberinto, me envolvió esa sombra cual víbora apocalíptica y exprimió mi alma.
En el hotel Overlook el terror fui yo, y la sombra, la maldad que se cansó de vivir en la penumbra.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Una vez estuve en el Hotel Overlook. Me había había perdido en el bosque y el brillo de sus ventanas me hizo dar con él... Era invierno y estaba extrañamente deshabitado. Solo Danny, el cuidador de temporada y yo manteníamos aquello con vida. O eso era lo que pensaba. Tengo sensibilidad especial con los fenómenos paranormales y aquel lugar estaba plagado de ellos. Decidí quedarme a vivir allí. Aprendí a evitar los sobresaltos nocturnos con tapones de oídos, jugaba con las gemelas al escondite....En fin... Todo es acostumbrarse...

@PuriRV

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Una vez estuve en el Hotel Overlook trabajando todo el verano como ayudante de cocina. Recuerdo claramente aquel día, cuando acababa la temporada, cuando Dick Hallorann se me acerco sonriente.
- ¿Qué tal muchacho?- dijo sonriendo- ¿Estás contento aquí? ¿te apetece quedarte?
En ese momento el director pasaba a nuestro lado
- Dick, ya viene un tal Jack para cuidar el hotel en invierno - dijo sin detenerse
- Lo siento muchacho. Será hasta el próximo año- resolvió Dick mientras se marchaba
- Menos mal - pensé - Tony no quiere que me quede

@dariopatroni


-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Una vez estuve en el hotel Overlook. Recuerdo aquel invierno y como el frío se agarraba a los huesos. Los enormes pasillos interminables y mis nuevas compañeras de juegos. Recuerdo a mi madre, a mi padre. El sonido de la máquina de escribir sin descanso. El viento colarse por la ventana. El sonido del hacha, los golpes sobre la puerta.  Los gritos de terror y las voces que insistían en que los matará yo. Menos mal que volvimos a casa.  Mi madre, yo y el hombre muerto que  vigilaba aquel bar cada noche. Él continúa hablándome.



-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Una vez estuve en el Hotel Overlook. Mi auto se había descompuesto, llovía a cántaros y estaba cansada de huir, así que pedí una habitación tranquila. En mi condición, no soportaría gritos infantiles en los pasillos. El gerente me dio una llave antigua y subí a la suite 237. Más demoré en quedarme dormida, que en despertar con risas de niños. Salí molesta al pasillo, pero lo que vi me dejó helada. Unas siniestras gemelas me invitaban a seguirlas. Hoy, presa en este limbo, me arrepiento de haberlo hecho.



-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Una vez estuve en el Hotel OverlooK, bueno, varias, pero me interesa platicarles ésta en particular.
Richard, el concierge, me saludó con familiaridad: –¿La misma habitación de siempre, Señor J?
–Por supuesto, Smith –respondí.
–¿Servicio completo?
–¿Hay Otro?
–Enseguida lo envío –se limitó a responder.
Llegué al cuarto, guardé mi gabardina y extendí mi estuche de cuchillos en la cama. Terminaba cuando sonó la puerta. Un jovencito mudo, atado a la camilla, con grandes lágrimas y mirada desorbitada era introducido a su destino.



-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Una vez estuve en el Hotel Overlook. Me sentí una reina entre tanto lujo. Al acostarme, las sábanas de seda transmutaron en el interior de un gélido ataúd, lleno de gusanos. Una garras muertas me acariciaban. Con un grito, salí del "episodio". Me largué desesperada.



-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Una vez estuve en el hotel Overlook, fue tan lindo que decidí quedarme a vivir aquí. No recuerdo el motivo de mi decisión, solo recuerdo escuchar voces en el pasillo que me hicieron salir a ver qué pasaba, recuerdo caminarlo e incluso bajar un par de peldaños. Luego abrí los ojos Y me uní a la fiesta que causaba esos ruidos pero no veía inicialmente. Ahora, todas las noches son de fiesta aquí, casi siempre somos los mismos, pero cada viernes 13 alguien nuevo se une a nosotros.



-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


"Una vez estuve en el Hotel OverlooKdor, cuando entre a la habitación vi una hermosa pintura...al dormir observe que de la pintura sale un hombre sin cabeza "



-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Una vez estuve en el hotel Overlook. Reservé la habitación más alejada de los rayos solares. No quería convertirme en un puñado de tierra antes de tiempo. Solo tenía 2.019 años. Por las noches, salía a beber en la barra. El color rojo púrpura del vino despertaba mis sentidos Un joven caballero empezó el galanteo. Le atrajo la palidez de mi piel. Estoy segura. Acepté la propuesta indecente. Bailé para él, la danza de los siete velos. Tocó el séptimo cielo. No puedo seguir. Debo terminar de succionar el líquido vital de su cuello.



-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Una vez estuve en el Hotel OverlooK en fin de temporada. Los pocos huéspedes que quedábamos, aguardábamos el transporte que nos sacaría de lo que prometía convertirse en un páramo desierto. Fui al tocador. Al regresar, sólo estaba la anciana del caniche. ―Ya se fueron, no vuelven hasta la primavera ―dijo muy calmada―. Ahora es cuando empezamos a disfrutar de las instalaciones.
―¿Empezamos?¿Quiénes? ―Repliqué espantada.
―Nosotros ―dijo señalando la antigua fotografía en la pared.

Ahora estoy encerrada en un hospital psiquiátrico.



-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Una vez estuve en el Hotel OverlooK. Un congreso de Serial Killers. Intercambiamos recuerdos, historias, anécdotas. La comida fue buena, la recepción de lo mejor. El problema vino cuando alguien reclamo aquello de "niños gratis". No hubo suficientes para todos.



-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Una vez estuve en el hotel Overlook, en temporada baja, pues necesitaba del aislamiento para concentrarme. Fui ligero de equipaje, con lo indispensable para escribir. La privación de efectos materiales y contacto humano me eran formas de inspiración. No fue así.



-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Una vez estuve en el Hotel Overlook. Tenía una vistas formidables a las nevadas montañas de Colorado pero a mí me tocó la habitación que daba a un patio interior.
Recuerdo el viejo aparato del aire y su insufrible ruido. Y el insomnio. Y las voces. Y el hacha. Y las niñas. Ay, mis pobres niñas.



-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Una vez estuve en el Hotel OverlooK y desde aquella vez nunca fui el mismo. Siempre, a las 3:17 am, algo o alguien me perseguía. Y no, no era un sueño. La mañana del sábado, una sombra negra me empujó a la piscina, me llevó al fondo y me ató con cadenas al fondo. El agua cristalina se tornó roja. Pero ese no sería el fin. 
La tarde del domingo, en un laberinto, me envolvió esa sombra cual víbora apocalíptica y exprimió mi alma.
En el hotel Overlook el terror fui yo, y la sombra, la maldad que se cansó de vivir en la penumbra.



-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Una vez estuve en el Hotel Overlook, en la habitación 217. Fui un excelente huésped, siempre di magníficas propinas, alabé servicio e instalaciones. Me querían tanto que jamás me dejaron ir. Aún hoy sigo allí, alma y cuerpo desmembrado, pero allí



-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Una vez estuve en el Hotel Overlook. Tenía una vistas formidables a las nevadas montañas de Colorado pero a mí me tocó la habitación que daba a un patio interior.Recuerdo el viejo aparato del aire y su insufrible ruido. Y el insomnio. Y las voces. Y el hacha. Y las niñas. Ay, mis pobres niñas.



-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Una vez estuve en el Hotel Overlook. Fue antes de que la muerte se diera la vuelta para llamarte de frente.
Corrimos por sus pasillos, golpeando con los nudillos las puertas cerradas. Eso también fue antes.
Luego llegaron ellos. Ya no dormimos. 



-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Una vez estuve en el hotel Overlook, en la quietud de la noche las almas aguardaban, silenciosas, esperando al momento que precede al sueño para volcarse dentro de ti y "darte su medicina". Una vez que la pruebas enloqueces o deseas estarlo. Te muestra la antesala.
Donde la muerte es más que muerte, porque camina entre los vivos, porque nos carcome por dentro,
porque todos somos la madre y los hijos de la muerte.
Yo probé aquella medicina y elegí locura. ¿Y sabes una cosa? Aún no sé si me la concedieron.



-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Una vez estuve en el hotel Overlook. La noche estaba tranquila hasta que aquel niño me llamó en sueños. Me desperté y salí corriendo; sus gritos eran desesperados. Ni rastros del niño (creo que le decían Doc). Me vi frente a la habitación 217 sin saber cómo. 
En la puerta estaba una lívida mujer y en el pasillo un hombre disfrazado de perro. El niño seguía gritando: <<corre, papi hará "algo malo", esta vez a mami>>. Cerrré mis ojos para huir de aquellos demonios y entré. Demasiado tarde, la muerte roja había llegado.



-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Una vez estuve en el Hotel Overlook mirando por las ventanas hacia las montañas. Todo estaba en silencio y las voces de mi cabeza comenzaron a susurrarme cosas, traté de callarlas pero se convirtieron en murmullos. Todas hablaban a la vez y lo único que entendía era REDRUM...

Cuando reaccione, tenía un hacha en las manos y me encontraba frente al ascensor. Cerré mis ojos y una voz acalló todas las demás...era como si brillara, me llamaba por mi nombre y me tranquilizaba. Abrí los ojos y me encontraba en mi habitación, con los puños cerrados con fuerza



-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Una vez estuve en el hotel OverlooK, todo estaba en silencio, un silencio tan absoluto que dolía. El miedo de apoderó de mí y me habitó sin recato, temblaban mis manos y mis dientes, era el frío y era el miedo. Luego, sorpresivamente, se abrió el ascensor y brotó la cascada grana que inundó el salón. Un fuerte olor a hierro se expandió por el primer piso; apenas pude agarrar el brazo de una silla la corriente me arrastró y al ver que no me ahogaba, aunque la sangre me cubría toda, comprendí que yo ya estaba muerta.



-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Una vez estuve en el Hotel Overlook. Pensé que era el lugar perfecto para que lo disfrutara mi ex esposa. Le envié una estadía como regalo anónimo. Era lo que merecía para celebrarar su noche de bodas con su nuevo esposo.

A mi jefe le he dado otro regalo anónimo. Para él, una estadía en el Hotel Delfin, en la habitación 1408. ¿Qué puedo decir? Soy muy generoso.



-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Una vez estuve en el Hotel Overlook. Cortesía de mi familia para, según ellos, relajarme. Me costó encontrarlo y, una vez allí, descubrí que era el único cliente. A pesar de eso, el inquietante encargado Jack me dio una habitación donde una viejoven tenía la manía de dormir en la bañera; unas gemelas de voces y risas repelentes se pasaban la noche jugando por los pasillos y, el imperturbable camarero Lloyd apenas escupía palabras. Mas que relajarme, me entraron unas ganas locas de coger un hacha y acabar con todos.



-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Una vez estuve en el hotel Overlook porque me dijeron que los espíritus de los  escritores de terror que habían muerto vagaban por allí. Cargada con una vieja máquina de escribir y una ouija me dispuse a escribir mi primera novela de terror.
La primera noche contacté con Poe pero solo me habló de cuervos.
La segunda noche silencio total.
La tercera noche, a punto de darme por vencida, apareció B. Stoker y no se muy bien que pasó, pero ahora me paso las noches despierta con una sed de sangre increíble y sin poder ver mi reflejo en un espejo.



-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Una vez estuve en el Hotel Overlook. Fue una fuerza lo que me hizo ir allí. Nunca tuve intención de ello, pero estuve allí y me dejé llevar por la música, el baile, los cientos de clientes que atestaban los salones. Allí la ví con una copa de champán en la mano. 

Una mirada. Una sonrisa que me invitó a acercarme a ella. No hubo palabras. Nos perdimos en un rincón liberando una pasión descontrolada. 
Una vez visité el Overlook. Ahora, junto a ella, habito en el silencio y la soledad de un hotel fantasma. Cómo lo somos todos.



-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------



Post relacionados

0 comentarios