SIETE NOCHES - CADÁVER EXQUISITO

13:07


Siete autores nos entregamos a la tarea de narrar las siete noches de un escritor a punto de terminar una novela. Las dificultades están tan presentes como la oscuridad. Te invito a que nos leas.



SIETE NOCHES

Noche 1

Me senté frente al ordenador a pulsar las primeras teclas de la noche. Bebí un poco de café para darme valor e iniciar un nuevo capítulo. Matar a uno de mis personajes era lo más duro que me había tocado, pero era vital para la novela.

Mis personajes se habían vuelto los únicos con los que hablaba. No quería distraerme con conversaciones que no aportaran a la trama. Mi móvil permanecía apagado. Para no salir del departamento, me había abastecido de víveres. Debía terminar la novela cuanto antes.

Llevaba la vida de un vampiro. Solo lograba concentrarme en el silencio nocturno. Aquella primera madrugada, empezó la pesadilla de una semana. Los malditos borrachos del piso de arriba, iniciaron una fiesta que repitieron cada noche, empujándome a algo terrible.



Noche 2

«La marca de colmillos en su cuello no dejaba lugar a dudas sobre el asesino.»
Releí por enésima vez la última frase escrita la noche anterior, sin lograr concentrarme. La atronadora percusión que me había despertado seguía retumbando. Maldije mi licnobia existencia y aún más la de mis vecinos. Cuando comenzaron a gritar por encima de la música y mi taquicardia se acompasó con el ritmo endiablado que marcaban sus zapatazos, no lo dudé más. Subí a protestar.

–¡Buenaz nochez! ¿Entraz? –me saludó con un marcado ceceo fruto del alcohol y de su falsa dentadura.

No podía creerlo. ¡Una fiesta de vampiros! Opté por dejarme llevar por providencia y aceptar la invitación. Tomé el vaso que me ofrecía y bebí un trago. Si no puedes derrotarlos, únete a ellos. O eso dicen...
Acababa de trazar un plan.


Noche 3

Desperté a media tarde. La fiesta temática terminó casi al amanecer y los falsos vampiros recibieron despreocupados la luz de día. Por mi parte yo estaba frito. Conviví con ellos de mala gana y conocí a Javier, el anfitrión que hoy daría otra fiesta para pena mía.

Comenzó el noticiero de la noche, algo sobre un asesino en una carretera cercana. Pensé que esa nota podría ser útil a mi historia pero justo entonces empezó de nuevo el alboroto. Ya estaba preparado, justo desperté y fui a dañar los fusibles de su piso. Hoy no molestarían.

Creí ganada la batalla pero la guerra apenas comenzaba. En el estacionamiento, desde sus autos continuaron mi tormento. Algo no estaba bien conmigo, empecé a sudar frío y a tener mucha ansiedad. No escribí nada esa noche y malos pensamientos me rondaban. Sentía odio por Javier.


Noche 4

Tengo que matarlo. Otro día y nada ha mejorado, apenas he comido. Debo aprovechar las pocas horas que tengo antes de que Javier inicie de nuevo su fiesta, este personaje no puede permanecer más tiempo aquí, intentaré concentrarme, es vital para la novela, tengo que matarlo hoy.

"Tenemos que hablar" el mensaje apareció en una esquina de la pantalla. Sabía perfectamente que era el editor. No tenemos nada que hablar, al menos hasta que termine este capítulo. He matado tanto y de tantas maneras que esta vez tiene que ser diferente, siento que estoy cerca.

Batería baja, que raro, el portátil está enchufado. Voy a la cocina y el reloj del microondas está apagado. No hay luz. Salgo del piso y veo a la vecina entrando apuradamente en su domicilio, se escuchaba su televisión. Bajé corriendo al cuarto de luces y mi contador no estaba.

Noche 5

Una noche más frente a las letras, frases y párrafos dispuesto a matar a mi personaje. No, de hoy no pasaba, ya era la quinta noche.

Estaba harto de arreglar los percances que me impedían ponerme a escribir. Cogí mis auriculares, puse música a todo volumen. Ya no había ruido exterior. Solos mi música y yo, y mi personaje al que asesinar. Pero salta la música equivocada, que me recuerda que arriba están ellos con sus risas, con sus ganas de pasarlo bien y me desconcentro.

Vuelvo a intentarlo, leo la última frase y ahí está él, retándome a matarlo con sus magníficas palabras, con sus amenazas.

-No eres capaz de hacerlo- me dice.

Yo estoy convencido de que sí, pero no consigo ponerle fin a su vida. No esta noche, ya está amaneciendo. Un diálogo absurdo con un personaje ficticio. Miro mi taza, ahí había algo para dormir.


Noche 6

Despierto, aturdido y somnoliento por un grito corto pero escalofriante Definitivamente había algo más que café en esa taza. Es la sexta noche y hoy solo se escucha el silencio. Me asomo por la ventana, todo es oscuridad y quietud. Seguro fue un sueño y entonces viene a mí una idea.

Corro al ordenador, luz apagada, no hay tiempo, tengo que escribirla...creo que lo tengo. Tecleo, como hace muchas noches no lo hacía y mientras la pantalla en blanco se llena de letras, escucho a mis personajes dictarme el desenlace de la historia. Poco a poco todo tiene sentido y el detective de mi historia se da cuenta que mordidas no son humanas.

De pronto,un golpe en el techo. Maldito Javier. No está solo, se escuchan voces,pero esta vez son solo susurros. Escuchó un extraño zumbido. Trato de concentrarme en mi historia... y entonces...


pasó la noche en absoluto silencio y, al amanecer, me quedo dormido hasta el ocaso.

Noche 7

Javier llama a mi puerta, está marcando por el móvil, dice que han encontrado un cadáver en el cuarto de luces. Me da la espalda mientras espera a que le respondan. No tengo por qué esperar más, le agarro por detrás y le clavo dos veces mi punzón en la carótida, succiono su sangre y vívidas imágenes aparecen en mi mente: mis dos primeras víctimas, una por noche, a las que llevé a una carretera cercana, cuando rompí los fusibles para que salieran a la calle y allí, poder asaltar a la tercera, cuando arranqué mi contador como pretexto para llevarme al manitas del grupo, el quinto que me descubrió y vino a retarme a mi apartamento, o el sexto, cuando bajaba anoche de casa de Javier.
Era la séptima noche y, ahora con él, culminaba mi historia.

-------------------------------

Déjanos tus comentarios sobre la historia. Para nosotros es muy importante que nos lean.
Si te gustó esta historia, compártela en tus redes sociales.

Gracias por darte una vuelta por aquí.
Hasta la próxima

www.danielcollazosbermudez.com
Twitter: @danielcollazosb
Fanpage: danielcollazosbermudez
Instagram: danielcollazosb

Post relacionados

0 comentarios