La Bendición por Ferreol von Schreiber Beckenbauer

13:06


Ferreol von Schreiber Beckenbauer es el tipo de persona que vive con el terror, sueña con el terror, desayuna, almuerza y cena con el terror palpitando en su ojos. Él lo distingue en las circunstancias más banales y de poca monta que, pasarían desapercibidas para el más ingenuo de los mortales. De tal suerte escribe relatos (cortos o largos) con el único fin de hacer ver al lector, y a su vez éste a su círculo más cercano, que el miedo existe, en la más sutil forma inesperada, y que el terror es la sangre que nos mueve, pero a la inversa nos consume.


Por tal motivo, los invita a leer cada uno de sus cuentos como, El viento divino publicado en la revista digital Círculo de Lovecraft especial J-Horror, aparecida en octubre 30 del 2018, en la que se abarca la exquisita cosmología terrorífica de oriente. En el N°8 de la revista Vuelo de Cuervos de mayo del 2018, dedicado a la ciencia ficción apareció publicado su relato Asgardia: la tierra prometida basado en la sencilla pregunta, ¿qué consecuencias cabría al vivir en gravedad cero?.

Texto de la web https://sweek.com/es/profile/AgECAQ4CCm4CAwgBCw==:

La Bendición
por Ferreol von Schreiber Beckenbauer

Que por qué se suicido Antonio Carrillo. Nadie sabe, pero cuenta un vago rumor que la noche anterior su esposa empezó labores de parto, y ante la presura de la situación Carrillo la asistió. Las contracciones eran cada vez más fuertes y su mujer entre gritos empujaba para traer al mundo a su primogénito.

Dicen que la joven pareja había contraído nupcias en secreto sin la aprobación del obispo, quien se negó a bendecir una unión incestuosa, y los maldijo por sus intenciones paganas. Año después doña Carrillo quedó en preñes, temerosa de las advertencias del obispo.

Gritos y gemidos podían escucharse aquella noche a la distancia, y cuando Antonio vio a su mujer desfallecer brotó una masa de sus piernas. Tomó mantas y agua tibia, no percibía los gemidos de la criatura por lo que pensó lo peor; al apartar la materia sobrante un ronquido lo alertó, mas al dar cuenta de la masa deforme que sostenía en sus brazos, llena de varias piernas rematadas en garras y tentáculos por manos, múltiples ojos tan negros que reflejaban su espanto e interminables hileras de colmillos, arrojó a la criatura y cayó en penitencia implorando al Cielo.

En tan lamentable estado y ante aquella situación, usted, ¿qué hubiera hecho?


Ferreol von Schreiber Beckenbauer
Web: https://sweek.com/es/profile/AgECAQ4CCm4CAwgBCw==
Twitter: https://twitter.com/FerreolTerror

Post relacionados

0 comentarios