Creando en la nada

00:27

Daniel Collazos Bermúdez Creando
Foto tomada en el desierto de Paracas - Perú.

Han pasado algunas semanas desde que publiqué alguna experiencia personal en este blog. Antes de contarte algunas cosas, quisiera dejar mi agradecimiento a los autores que en los últimos meses han publicado sus relatos en este blog. Rain Cross, M.Floser y Ángela Luna Alarcón han dejado cuentos de gran calidad y escritos con pasión (pronto se integrarán más escritores). Con algunos de ellos me distancia un océano geográfico, pero me une la pasión de la literatura y una amistad que incrementa cada día. Si no conoces a estos autores, te aconsejo los leas después de este post. Sus nombres escritos arriba, tienen el vínculo directo a sus cuentos.

Volviendo a lo que hoy te ha traído al blog, quisiera contarte sobre la soledad que uno atraviesa cuando escribe microcuentos, un cuento o una novela. Quizás ya lo has oído, pero no sé qué tanto hayas logrado reflexionar al respecto.

Durante la elaboración de "Maga", mi novela, me sumergí en solitarias e incalculables horas frente al monitor. También tomé caminatas por la ciudad, convirtiéndome en un fantasma errante. Comprobé en carne propia, que durante el proceso de creación de una historia la concentración es el mejor aliado.

Me interné en mundos imaginarios, parecidos a un desierto. Dejé de ver a familiares y amigos con el propósito de entregar mi tiempo a las palabras. Hasta hace poco pensé que era algo que solo me sucedía a mí y descubrí que me equivocaba. La escritora María Leiva, tuiteó esto hace unos días e iniciamos una empática conversación, con muchas coincidencias.



Concentrado en la construcción del universo de "Maga", mis amigos más cercanos fueron seres inventados por mi imaginación (humanos y/o sobrenaturales). Reí y discuto con ellos. Parece extraño decir que peleo con mis personajes, pero sucede cuando llegan a tomar vida propia en la historia y exigen hacer lo que les da la gana. Suena a esquizofrenia ¿verdad?

Acostumbro conversar con mis personajes para explicarles que sus destinos están trazados. Muchos de estos seres son testarudos. En el caso de "Maga", las discusiones me trajeron dolores de cabeza, y alguna veces, ganas de vomitar (Ninguna de las dos cosas son figurativas). He tenido que tranzar entre la lógica de sus comportamientos y los objetivos de la novela.

Algo que he aprendido en este tiempo es que se dice que hay dos tipos de escritores: "El escritor brújula" y "el escritor mapa". En mi último trabajo literario pasé de uno a otro. Primero fui el escritor brújula. Tenía una idea de cómo sería mi novela, pero decidí disfrutar de ella conforme iba avanzando los capítulos. En un momento eso se volvió extenso e insostenible. Todos los personajes querían hacer lo que se les daba la gana, como ya he comentado. Me detuve y decidí ser un escritor mapa. Eso funcionó mejor.

Para escribir "Maga" opté por trazar un camino (un mapa) e hice algo que nunca imaginé. Creé esquemas en Power Point y Excel que observé por horas, edité y alimenté poco a poco. Mi proceso creativo fue como caminar sobre la arena de un paisaje desértico hasta hallar tierra fértil y firme para sembrar o construir.

¿Imaginas caminar en el desierto buscando el oasis donde levantar una bonita casa que pueda sustentarse? En ese andar, tuve que ser cuidadoso para no confundir un oasis con espejismos.

La travesía del proceso creativo literario es larga, pero enriquece. Este, como otros caminos, lleva a un valioso aprendizaje y te transforma hasta en la vida personal.

En este momento, escribiendo este post, me siento feliz por lo alcanzado. Espero con ansias que, si aún no tienes mi novela en tus manos, pronto puedas conocer a mis amigos imaginarios. Tengo ganas de que puedas pasear e instalarte en las edificaciones del mundo que he levantado en el desierto de la página en blanco. Todo inició con un click en "Nuevo documento" de un procesador de texto y quiere trascender hasta tu imaginación.

Lo contado es parte del trabajo de un escritor al que le dedico un celoso horario diario, pero hay más de lo qué hablar. Pronto te revelaré otras aventuras que se viven sobre el teclado de mi ordenador.

Gracias por leerme.
Hasta la próxima
Daniel Collazos Bermúdez

www.danielcollazosbermudez.com
Twitter: @danielcollazosb
Fanpage: danielcollazosbermudez
Instagram: danielcollazosb

Post relacionados

4 comentarios

  1. Wowwww, esta historia es maravillosa; me encanta cuando cuentas experiencias personales donde muchos nos podemos ver reflejados. Los invitados son geniales y espero que se sumen muchos más💕

    ResponderBorrar
  2. Muchas gracias por leerme y dedicarme estas palabras, cada una es un aliciente para continuar.

    ResponderBorrar
  3. Magnífico. Seguiremos atentos.
    Un abrazo.

    ResponderBorrar